martes, 21 de febrero de 2012

HORMONAS VEGETALES Y RESPUESTAS ANTE LOS ESTIMULOS

La entrada del año pasado:http://cienciascic.blogspot.com/2011/02/sistemas-de-relacion-en-vegetales.html
Para profundizar un poco más :http://www.alaquairum.net/hormonas_vegetales.htm
Para repasar respondiendo a las preguntas tipo test: http://www.testeando.es/test.asp?idA=37&idT=oohaozfn
Para repasar el tema: http://www.dav.sceu.frba.utn.edu.ar/homovidens/brunner/TRABAJO%20FINAL/Hormonas%20vegetales.html o en http://b-log-ia20.blogspot.com/2011/02/regulacion-de-la-fisiologia-vegetal-i.html
Un video sobre hormonas vegetales:

4 comentarios:

  1. El fototropismo corresponde a una respuesta del vegetal frente al estímulo luminoso. El fototropismo positivo hace referencia al crecimiento de la planta hacia la fuente de luz, mientras el fototropismo negativo implica un crecimiento de la planta en la dirección contraria a la de la fuente lumnínica. En el caso del tallo, se observa un fototropismo positivo, porque este crece hacia la fuente luminosa. La raíz, en cambio, no necesita de la luz, por lo tanto presenta un fototropismo negativo Aunque el fototropismo es una respuesta clara en las plantas, no es el único tropismo presente. Otros tropismos comunes en plantas son: Tigmotropismo es la respuesta direccional, o el movimiento de una planta al tocar o hacer contacto físico con un objeto sólido, aunque ahora también se sabe que hasta las vibraciones causan esta respuesta.
    El gravitropismo (o geotropismo) es un tipo de tropismo, propio de las plantas, que se refleja en un crecimiento en respuesta a la aceleración de la gravedad. Permite el crecimiento basípeto de las raíces, que deben hundirse en el suelo para su correcto funcionamiento, y el crecimiento de los tallos hacia el medio aéreo. Es de especial importancia durante la germinación de las semillas
    PILAR GERMAN MALDONADO 1 BTOA

    ResponderEliminar
  2. ALMUDENA QUEVEDO4 de marzo de 2012, 5:26

    ¿Cómo sienten el calor las plantas?
    Cuando hace calor los animales pueden buscar zonas más frescas, esconderse…pero, ¿y las plantas?
    Algunas han desarrollado adaptaciones, como hojas crasas, cutículas engrosadas, hojas lobuladas…pero todo esto es resultado de largos procesos de evolución y selección natural. ¿Pero qué ocurre a corto plazo en las células ante el choque térmico?
    Uno de los principales problemas que se dan durante el choque térmico es el plegamiento incorrecto de las proteínas que provoca un mal funcionamiento global de las células y en consecuencia de la planta. Para contrarrestar dicho efecto las plantas son capaces de sintetizar una proteína cuya función principal es proteger las proteínas celulares de la desnaturalización y asegurar un correcto plegamiento durante su síntesis.
    Estas proteínas reciben el nombre de Heat Shock Proteínas o HSP. Encontramos diferentes tipos de proteínas HSP en las células, y con distintas ubicaciones, tanto en mitocondrias, cloroplastos... Estas proteínas son necesarias cuando la temperatura es elevada, pero también aparecen en otras situaciones como el estrés hídrico o estrés por bajas temperaturas, es decir, que tiene que transcribirse en momentos concretos. En este punto es donde entra en juego el Heat Shock Factor, o HSF, que es un factor de transcripción encargado de unirse a los elementos en cis llamados Heat Shock Elements, HSE, que son secuencias promotoras de genes cuya traducción da lugar a proteínas HSP encargadas de proteger las proteínas del estrés térmico. El factor HSF está presente en el citosol en forma de monómeros unidos a proteínas HSP70. Cuando se produce un incremento de la temperatura estas proteínas HSP70 se liberan de los monómeros del factor de transcripción y este forma un trímero que es activo, el trímero se une a las secuencias HSE y comienza la traducción de esa batería de proteínas encargadas de proteger las células del choque térmico.
    Cuando cesa el estrés a través de proteínas quinasas los trímeros son fosforilados, sus monómeros pierden afinidad y se separan volviendo al estado inicial,

    ResponderEliminar
  3. La inteligencia de las plantas

    Los animales poseen libertad de movimiento, algo que nos diferencia de las plantas y que nos hace creer seres superiores. Pero la inteligencia con o sin movimiento forma parte de todo el universo biológico planetario. Estudios recientes muestran que las plantas tienen neuronas que se comunican con señales químicas, toman decisiones, son altruistas y también manipuladoras. Estas células asimilables a las neuronas animales se ubican en la punta de las raíces y poseen millones de ellas. Son capaces de trabajar en red y definir estrategias. Las plantas, a falta de movimiento, se centran en cambiar su entorno cuando este se vuelve adverso, son capaces de producir moléculas químicas para indigestar e incluso eliminar a sus enemigos, pero también sabemos que generan sustancias que atraen a los animales para que fecunden sus flores. Y lo más interesante es que cerca del 99,6 % de todo lo que está vivo en nuestro planeta son plantas. Por tanto, no es de extrañar que en realidad los animales dependamos de las plantas, hasta tal punto que nuestra salud puede ser modificada por sustancias vegetales, con estas los seres humanos podemos incluso modificar nuestro estado de conciencia.
    Entre las diferentes estrategias florales para propiciar su fecundación una de las más vistosas se basa en la atracción de animales y es la polinización conocida como entomofilia. Se considera un proceso en el cual las flores han desarrollado una asociación entre los insectos para que visiten sus flores y sean los vehículos del intercambio de su material sexual. Para ello las flores han adoptado formas atractivas para los insectos así como olores y sustancias alimenticias para ellos ya sea néctar (sustancias azucaradas) o incluso el propio polen.
    Pero no sólo los insectos participan en la polinización, las plantas con flores han logrado también la implicación de aves (colibríes) hasta murciélagos como sucede con algunos bananeros salvajes asiáticos.
    Algunas plantas han llegado a crear una estrategia de supervivencia que consiste en enviar una señal de pánico. En algunos casos esos compuestos que se sienten cuando recorres un jardín, en realidad son la forma con la que las plantas llaman a los insectos para que acudan en su ayuda.
    almacenar información, y remitirse a ella. En pocas palabras, poseen memoria activa que les permite orientar su desarrollo evolutivo.
    Por ejemplo, en temporadas de sequía las plantas recuerdan los efectos que les produjeron estas circunstancias de poca agua, y para la siguiente temporada son capaces de usar ciertas medidas que las harán menos vulnerables. Asimismo las plantas también parecen recordar ciertos cambios en la luz asociados con diferentes estaciones, que a su vez están vinculadas a la exposición a patógenos. Esta “memoria” les permite producir químicos, solo cuando es el momento indicado, que les ayudan a protegerse.
    La “inteligencia” de las plantas hace no sólo que acudan los insectos, sino que también se ayuden entre sí para evitar una amenaza. Crean redes de comunicación entre ellas y cuando son atacadas por un insecto, envían señales a las otras plantas advirtiendo a los miembros de la red para que puedan generar defensas que contrarresten a los invasores, desde toxinas a químicos.
    Las plantas crecen de manera diversa en respuesta al sonido
    No sólo hablarles o ponerles música a las plantas afecta a su crecimiento, ellas mismas producen sonidos, aunque todavía no hay suficientes estudios que lo demuestren.

    Se han identificado una serie de proteínas que responden a la cantidad de luz a las que son expuestas. Cuando reciben suficiente luz en un ciclo de 24 horas, estas proteínas emiten una señal que activa el ciclo de florecimiento.


    Algunas doblan sus hojas para que estas aparenten ser más pequeñas y menos suculentas. Las plantas crecen más cuando están confinadas a la sombra. Una proteína percibe la disposición de la luz alrededor de la planta y si esta se encuentra en la sombra hará que crezca más para que pueda encontrar el sol.


    ResponderEliminar
  4. GUILLERMO DEL VALLE25 de marzo de 2013, 4:34

    Las Plantas Carnívoras son un grupo diferente dentro del Reino Vegetal. Sus formas extrañas, su alimentación a base de insectos y sus estrategias para capturarlos son sencillamente fascinantes.
    En realidad, sólo comen insectos, y como mucho, ranitas, pececillos, gusanos, crías de roedores, pequeños escorpiones, aves y reptiles, pero muy raramente. Por esta razón, dejó de llamárseles "plantas insectivoras" y pasó a denominarse "plantas carnívoras", ya que en su dieta pueden entrar otros animales además de insectos.
    La mayoría viven en terrenos pantanosos, turberas, con tierra ácida... suelos todos muy pobres en Nitrógeno disponible para las raíces, de ahí que desarrollaran métodos para atrapar animales y completar así sus necesidades nutritivas.
    Las principales características de las plantas carnívoras:
    - Capturan insectos para su alimentación, básicamente no es que sean carnívoras ya que lo único que toman son las sales minerales.
    - El medio idóneo donde crecen es en suelos pobres de nutrientes, de los que destacan los pantanos con alto grado de acidez, en humedales y laderas de suelo calizo.
    - La manera que usan para atraer a su presa es mediante la segregación de néctar, olores y color.
    - Poseen una estructura realmente diseñada para trampa y segregan enzimas para poder extraer las sales minerales de sus víctimas.
    - Estas plantas carnívoras, como cualquier otra planta, requiere de luz solar.
    Existen distintos tipos de plantas carnívoras, dependiendo del mecanismo del que se valen. Estos son algunos ejemplos:
    PinzasEs el mecanismo de la venus atrapamoscas (Dionaea muscipula), junto con la Aldrovanda vesiculosa. Son las dos únicas especies que tienen tal mecanismo. El insecto o animal pequeño es atraído por un néctar dulce, se posa en la hoja y cuando roza los cilios detectores se cierra automáticamente. Las espinas de los bordes impiden el escape de la presa.
    La presa dentro se mueve, y estimula la secreción de jugos digestivos para su desintegración, que dura varios días.
    Una vez digerido el insecto, la hoja se desprende de su tallo original para dar lugar a una nueva hoja y poder repetir este proceso de nuevo
    Pelos pegajosos Es el mecanismo usado por Drosera, Byblis, Drosophyllum y Pinguicula, entre otras. Drosera posee hojas en rosetas pegadas al suelo que segregan un fluido viscoso con un aroma similar al de la miel.
    Cuando un insecto se posa en la hoja, queda atrapado en los pelos pegajosos. Después los tentáculos de Drosera se curvan hacia adentro hasta que se cierran. Puede tardar desde un minuto a varias horas en cerrar y transcurren entre 7 a 14 días hasta que los tentáculos se vuelven a abrir completamente




    ResponderEliminar