lunes, 29 de noviembre de 2010

ANTON VAN LEEUWENHOEK

Aportación de Laura Pérez:

La gran importancia histórica que se relaciona con este científico es su determinante creación de un artefacto (microscopio primitivo), con el que pudo ver minúsculos microorganismos que ningún ser humano había podido ver antes, y que fue clave para que científicos posteriores pudiesen desarrollar sus teorías. También fue precursor de la biología celular y microbiología. Nació en Delf (Holanda, 1632), y trabajaría en numerosos sitios (era pañista) hasta finalmente ir a parar a la casa consistorial de Delf,donde desarrollaría un peculiar interés por las lentes,lo que le llevó a visitar numerosas tiendas de óptica, y a aprender técnicas para tallar las lentes. A través de las lentes que construiría, observaba todo lo que caía en sus manos (microtexturas, algodón),hasta que se le ocurrió observar la lluvia bajo el "microscopio". Lo que vió le dejó maravillado; había un mundo de seres vivientes minúsculos viviendo invisibles para los ojos humanos. Después de recoger muestras de agua de diversas partes, se dio cuenta de que los "animalillos" no venían de la lluvia, sino del suelo y otras superficies en contacto con el agua. Poco a poco, comenzó a desarrollar técnicas de cultivo para estos microorganismos, y comenzó a estudiarlos intensivamente,coincidiendo este momento de su vida con una auténtica revolución científica, basada en la importancia de los hechos demostrados. Así, un amigo suyo, informó a la Real Sociedad de la Ciencia sobre los estudios y descubrimientos que, poco a poco, iban siendo realizados por Van Leeuwenhoek. La Real Sociedad pareció despreciarle en un momento, aunque posteriormente empezaría a interesarse, tomando contacto con Anton, quien escribía cartas informando de sus progresos, entre ellos, el desarrollo de su microscopio, validez que sería reconocida por diversos miembros de la Real Sociedad (Hooke, Nehemiah Grew), siendo nombrado Anton posteriormente miembro de la Real Sociedad. Con sus microscopios realizaría numerosas observaciones (la circuación sanguínea de una anguila, estructura del moho, del aguijón de una abeja, descubrimiento de los protozarios, semen, sangre...), y a su muerte, muchos de estos microscopios (entre los mejores, los que conseguían hasta 200 aumentos) fueron donados a la Real Sociedad. 
No dejaría indicación alguna sobre la fabricación de los mismos, por lo que no se conoce cómo iluminaba los objetos, así como su potencia, todo ello debido a que, según palabra textuales suyas "sólo lo guardo para mí" (mantenía en absoluto secreto todo lo relacionado con sus microscopios). Durante años, nadie fue capaz de rediseñar sus modelos, hasta que finalmente, en los años 50, C.L. Stong usó un delgado hilo de cristal fundido (en vez del habitual pulimentado), creando así con éxito algunas muestras funcionales de los diseños del propio van Leeuwenhoek. La biografía de este visionario es así prueba de que, cualquier persona con la inquietud y curiosidad, así como interés necesarios, es capaz de realizar una gran aportación al mundo de la ciencia, a pesar de su inicial ignorancia sobre la misma. Algunas de las páginas que he utilizado para la realización de este comentario han sido -> enciclopedia.us.es/index.../Anton_van_Leeuwenhoek www.portalplanetasedna.com.ar/leeuwenhoek%20.htm entomologia.net/ANTON.HTM www.pbs.org/wnet/redgold/.../bio_leeuwenhoek.html 

Buena aportación Laura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada